El problema de las noticias no es la falta, sino el exceso de contexto

índex

El filósofo Alain de Botton publica nuevo libro, y eso para mí siempre es buena noticia. Me gusta su estilo, su forma de enfocar el trabajo filosófico a la actualidad (me gustó especialmente su obra Ansiedad por el estatus). Su última creación esta dedicada a las noticias, y seguramente habrá que esperar algún tiempo a que aterrice por estas latitudes.

Pero gracias a un tuit de Javier Guallar he podido leer un extracto del libro en la plataforma The News:

El tuit de Guallar recoge un enlace del espacio en Scoop.it de Robin Good, un reputado gurú de la content curation. Y no por casualidad: de Botton apuesta por que los medios nos ofrezcan más contexto para que podamos entender mejor la relevancia de una información. Sense-making en estado puro, vamos.

De hecho, a partir de la moda creada por el término content curation muchos profesionales se han reivindicado, diciendo aquello de “pero si eso ya lo hacíamos nosotros”. Y es cierto sin duda, especialmente en este caso, el periodismo. Aunque me gusta el estilo de de Botton, y su intención, no estoy de acuerdo en lo general de su reflexión (aunque digo esto sólo leyendo el extracto, y no lo obra). Me explico.

El argumento de de Botton puede reducirse a lo que sigue. Las noticias deberían ayudarnos a despertar nuestra curiosidad por una noticia, al proporcionarnos el contexto necesario para entenderla (para que podamos saber “dónde va” la información, dónde encaja). Sería el equivalente al trabajo clasificatorio que tradicionalmente han llevado a cabo los bibliotecarios (la referencia es de de Botton). Y es que las noticias nos inundan, pero rara vez podemos identificar su importancia, su significado, o cómo se relacionan con otras noticias. Sólo el contexto puede ayudarnos a responder a tales cuestiones.

Así, aunque algunos medios se empeñen en mantener lo contrario, los medios deberían abandonar la idea de que nos ofrecen sólo lo hechos, y potenciar más ese trabajo de contextualización. Y, según el autor, el contexto viene determinado por un sesgo (bias), que no es más que un método para evaluar la información dadas determinadas asunciones. Así, un sesgo es una especie de lentes mediante las que escudriñamos la realidad. Lo es que es más, según el filósofo:

There are countless worthy lenses to slide between ourselves and the world.

Y aquí es donde discrepo. Y es que si el contexto depende del sesgo, entonces el problema de los medios no es la falta de contexto, sino el exceso de contexto. Entiendo que de Botton quiere presentarnos el sesgo como lo que es: una actividad inherente al ser humano. Pero la existencia del sesgo puede ser algo lamentable, especialmente en el mundo de la comunicación: los eventos pueden ser presentados de una manera u otra dependiendo del sesgo del medio, de su manera de entender la contextualización de los hechos. Y eso no ayuda nada a que entendamos mejor la realidad.

De hecho, los medio suelen ser expertos en el arte de contextualizar. Lo que sucede es que la contextualización muchas veces está oculta, implícita en la labor del medio, lo que sin duda abre la puerta a la manipulación: ese contexto oculto se expresa mediante la manera de presentar las noticias, mediante el peso que se les otorga (el establecimiento de la agenda),… En fin, mediante un conjunto de estrategias que favorecen la desinformación.

La alternativa a no ofrecer ningún tipo de contexto no es viable, porque como comenta acertadamente el filósofo (y ya he remarcado más arriba), el sesgo es inherente a la actividad humana, un adagio que se suele repetir en la ciencia. Pero eso es muy diferente a sugerir que existen incontables sesgos valiosos: ése no tiene que ser necesariamente el caso en cuanto a entender la realidad se refiere.

Con esto entraríamos en una importante polémica filosófica que no puedo reproducir aquí. Pero para resumir, podemos verlo así: diferentes maneras de entender en el mundo, diferentes sesgos, tienen diferente valor dependiendo del ámbito al que se apliquen. Si, como decía, de lo que se trata es de entender la verdad que ocultan unos hechos (uno de los principales pilares en los que se apoya la necesidad de los medios de comunicación), lo que necesitamos no es un contexto cualquiera, un sesgo cualquiera: lo que necesitamos es un sesgo veraz y verificable.

Y eso nos deja con un problema. Si para interpretar las noticias necesitamos un sesgo veraz, y si los medios son quienes se supone que han de proporcionarnos ese sesgo, pero no lo hacen: ¿de donde van a obtener el contexto los ciudadanos?

Expresado así , es el típico problema que no tiene solución, sino diferentes formas de optimización, que pasan por entender dos cuestiones: la primera, es que se puede argumentar que los ciudadanos tienen la responsabilidad moral de hacerse cargo de su manera de entender las noticias, de desarrollar un sesgo veraz para interpretar según qué cuestiones; la segunda es que lo que llamamos “las noticias” es sólo una manera de acercarse a la realidad, que puede ser complementada con otras como el periodismo de investigación (que es lo que más se parece a la apuesta de de Botton, tal y como está expresada en el extracto).

Para terminar, creo que se podría hacer dos reflexiones en cuanto a la content curation se refiere.

La primera es que no estaría de más que la preocupación por la veracidad del contexto se introdujese en los debates sobre la ética del curator; y es que como ya he mencionado la forma de contextualizar los contenidos es una fuente potencial de manipulación. De paso, esta sería una modesta contribución social de los curators a la sociedad (aunque dudo que muchos profesionales estén de acuerdo con este punto de vista).

La segunda es que, como en otros ámbitos de la vida, haríamos bien en controlar nuestra pasión por los temas que nos interesan y elaborar nuestros discursos (en este caso sobre la content curation) no en el vacío, sino considerando cómo funciona la mente y el mundo, ni que sea en un sentido amplio. De lo contrario, se alcanza ese punto en el que los discursos se empiezan a elevar del suelo, alejándose cada vez más de la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s